Buenos días amigos y amigas de la mesa triangular del Reino de Neverland. Hoy os traigo algo muy diferente a lo que estoy acostumbrado a escribir, que suele ser una recomendación o una pequeña review. No quería ser menos y me gustaría compartir con todos vosotros/as algunas de mis experiencias en mis inicios como jugador de videojuegos, repasando algunos de los juegos que recuerdo con más cariño.

Lo primero que me gustaría destacar es que no son los únicos videojuegos a los que jugué, es más, son muchos los títulos, por lo tanto, estaría encantado de escribir una segunda parte, o incluso una tercera si fuera necesario y si realmente os llega a gustar este tipo de artículo.

Muchos no saben que uno de mis géneros favoritos de esta industria es el deporte, pero no el deporte en sí, porque eso se englobaría a distintos tipos, más bien diría el fútbol. Me considero un gran aficionado al balompié, tanto verlo, como jugarlo – aunque en la vida real últimamente no es que juegue mucho, o nada, vaya… – en consolas. A día de hoy dispongo del último FIFA 16 para PC, en Origin, y podría decir que juego casi a diario – mis 3 o 4 partidos al día en el Ultimate Team no me los quita nadie – y gracias a ello se lo debo a uno de los primeros juegos de fútbol que jugué por aquel entonces, y es nada más y nada menos que…

Nintendo World Cup

Nintendo World Cup

¿Quién no se acuerda de esta joyita futbolera de la NES? Yo por supuesto si, ya que para mí marcó un antes y un después en la forma de ver el fútbol en los videojuegos.

Pero no os penséis que es un fútbol “serio”, más bien todo lo contrario, eran muchas las risas que nos pegábamos entre mi hermano y yo mientras jugábamos.

Jugadores Nintendo World Cup

Algunos de los míticos jugadores reflejados en Nintendo World Cup.

Nintendo World Cup se componía de 13 selecciones de fútbol, las reglas del juego eran iguales a las reales, pero con alguna que otra diferencia que hacía que el juego fuera más “hardcore” de lo normal, como, por ejemplo; algunos golpes permitidos sin faltas, fueras de juegos inexistentes, tiros espectaculares que ni el mismo Óliver Atom era capaz, piruetas varias, etcétera. Cada equipo cuenta con seis jugadores – un portero, dos defensas, un centrocampista y dos delanteros -. Solo podías tener seleccionado a un jugador y dar órdenes a los demás, además de ello, cada jugador tenía un máximo de 5 “súper disparos”, como patadas, cabezazos o chilenas imposibles de parar y capaz de meter al mismo portero en la portería junto con el balón. Los campos de juego eran diferentes en cuanto a material del césped, es decir, había estadios nevados que afectaban en gran medida a los movimientos del jugador y el balón.

El juego fue lanzado en un principio para la NES, pero más tarde tuvimos la suerte de poder jugarlo también en la Mega Drive o en Game Boy, entre otros.

Os dejo a continuación un vídeo con algunos de los súper tiros más espectaculares que se podían hacer en Nintendo World Cup.

“Pero no todo era fútbol en los videojuegos”.

¿Y si mezclamos lucha entre distintos estudiantes de institutos, profesores y directores? Algo bueno tiene que salir de aquí sí o sí.

Entonces, cojo todo esto y lo mezclo, creo un cóctel y sale lo que a día de hoy se conoce como…

Rival Schools

Rival Schools

Rival Schools está desarrollado por CAPCOM y nos pone en la piel de Batsu, alumno de Taiyo High School, que junto a otros compañeros de clase como Hinata o Kyosuke investigan la desaparición de muchos alumnos de forma misteriosa en distintos institutos, donde los profesores parecen saber algo sobre el tema y aun así permanecen totalmente callados con respecto a lo que está pasando.

Como podéis ver no es un juego que solo vale luchar, aunque sea un juego de pelea en 3D, iba más allá y profundizaba en su oscura trama.

Personajes de Rival Schools

El roster de personajes de Rival Schools.

Uno de los atractivos del juego era que algunos de los personajes tenían un tipo de lucha relacionado con algún deporte, por ejemplo; Roberto Miura manejaba la lucha con un balón de fútbol y era capaz de meter balonazos en la cara al rival – cosa que me encantaba y por ello se convirtió en uno de mis luchadores favoritos del juego -, o Shoma Sawamura, un jugador de béisbol del que podíamos hacer uso de su bate para golpear al enemigo. Por supuesto había más luchadores que destacaban en su estilo de lucha en el juego, pero no solo eso fue lo que me llamó la atención en aquel entonces. Creo recordar que fue uno de los primeros juegos que incluía las peleas por equipo de dos, es decir, el poder hacer distintos combos entre el personaje presente en pantalla y el suplente suponía una novedad impresionante en ese momento y me parecía brutal hacer uso de aquella “pequeña ventaja” que a día de hoy se sigue usando en algunos juegos de lucha, – incluso la misma CAPCOM lo sigue importando en sus juegos -.

Rival Schools fue lanzado en 1998, primero en arcades y con el tiempo Sony saco su versión del juego para PSX.

Os dejo un vídeo donde se muestran los distintos combos en equipo que se podían hacer en el juego.

Y hablando de arcades, no iba a ser menos que nadie y me iba a negar a poner en esta primera lista el que fue uno de mis juegos favoritos de las “maquinitas” – con permiso de Metal Slug o Street Fighter -.

Precisamente hace muy poco estuve hablando con mi hermano mayor – compañero en las aventuras y desventuras en el mundo de las recreativas – sobre uno de los juegos que más dinero hizo gastar a mi padre, si, así es.

Cada dos o tres días que pasaba le pedíamos lo que antes eran veinte duros – o cien pesetas  para poder ir al bar de al lado de mi antigua casa y poder viciarnos hasta que nos sangraran los ojos jugando al maravilloso y épico juego titulado…

Midnight Wanderers: Quest for the Chariot

Midnight Wanderers: Quest for the Chariot

Midnight Wanderes: Quest for the Chariot viene de una mítica saga de las recreativas que se llamaba Three Wonders, que constaba a parte de este de Chariot: Adventure Through the Sky – juego tipo mata marcianos – y Don’t Pull – el típico juego arcade estilo Bomberman -.

Three Wonders

Los tres juegos que contenía Three Wonders.

Quest for the Chariot es un juego de plataformas en 2D desarrollado por CAPCOM – ¡Vaya! Otra vez aquí – donde destacaba su ambientación fantástica, sumergiéndonos en una aventura de cuento poblado por criaturas mágicas a las que teníamos que destruir para poder seguir avanzando. A día de hoy me sigue pareciendo una maravilla gráficamente, esos colores y enemigos finales de fase eran todo un desafío para el jugador, por no hablar de su música épica que acompañaba de forma frenética durante todo el juego.

Haremos uso de Lou y Siva, dos duendes que deben de hacer frente a todos los peligros que se encuentren por el camino con el fin de recuperar el Carro de la Luz y rescatar a la princesa Sena, que ha sido secuestrada por el antagonista del juego, Gaia, una criatura malvada con forma de planeta.

Me gustaría recomendar el uso obligatorio de dos jugadores para este juego, ya que exprime mucho más el juego y jugarlo en solitario sería demasiado aburrido, ¿verdad?

El juego con el paso de los años también salió para la Sega Saturn, PlayStation, PlayStation 2, PSP, entre otros.

Os dejo a continuación un gameplay del juego para que podáis verlo en movimiento.

Y hasta aquí el artículo de hoy. Espero que os haya gustado leerlo como a mi redactarlo para todos ustedes, es un auténtico placer como siempre el poder compartir en forma de texto lo que para mí era el mundillo de los videojuegos cuando era pequeño y lo que me hacía sentir cuando tenía un mando o un joystick en las manos. Nos vemos en el siguiente artículo, o mejor aún, en la segunda parte. Un abrazo a todos/as y como se dice por aquí, con esto y un bizcocho, hasta lueguito.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR