Fue allá por 1999 cuando apareció el último gran Resident Evil de nuestra amada Playstation. Atrás quedaron dos obras maestras como las 2 primeras entregas, que hicieron que muchos de nosotros cayéramos embrujados por el encanto de los Survival´s Horror. 

Si bien es cierto que Resident Evil puso las bases, el que pegó el verdadero Boom fue Resident Evil 2. Acción, puzles, historias que se entrelazaban entre Leon y Claire…una maravilla que pocos juegos han conseguido alcanzar al día de hoy.

Fue entonces cuando Capcom quiso dar una vuelta de tuerca y meter una nueva mecánica que no se había visto antes: La de introducir a un enemigo carismático y con esencia propia que nos persiguiera durante toda la aventura de Resident Evil 3.

Aquí es cuando hace acto de presencia el enemigo por antonomasia de la primera trilogía, aquel que solo sabía decir una palabra…S.T.A.R.T.S.

Resultado de imagen de resident evil 3

!UN MONSTRUO VIENE A VERTE JILL!

Némesis es su nombre, y no va a parar hasta acabar con todos y cada uno de los miembros de las fuerzas especiales S.T.A.R.T.S, sea cual sea el precio y las consecuencias que vengan después.

Con esta premisa tan interesante tan solo debíamos de frotarnos las manos para vivir una aventura que nos iba a tener en tensión durante las 8-10h que dura la primera vuelta en Resident Evil 3.

Némesis aparece por donde menos te lo esperas, cuando crees que lo has dejado atrás…te abre una puerta o ventana y se te pone delante de Jill. Lo malo es que, cada vez que conseguimos esquivarlo o derrotarlo, éste se va haciendo mas fuerte y peligroso…

Imagen relacionada

Resident Evil 3 introdujo también la posibilidad de intentar escapar cuando toca enfrentarnos a semejante “motrenco”. Aquí el combate cara a cara se premiaba con suculentas recompensas, es decir, los que “pasaban” del combate no tendrían ese premio.

Escenarios muy bien pensados y planteados, esa vuelta a comisaría que tiene el regusto de revivir aquellas aventuras con Leon y Claire en aquel edificio que se quedará marcado a fuego en nuestra mente de por vida…Resident Evil 3 es la perfecta definición de la evolución en un Survival Horror.

Resultado de imagen de resident evil 3

Aquí se optó por más acción pura y dura, dejando un poco de lado los calentamientos de cabeza de la primera y segunda parte en el tema puzles, así como ir dando vueltas de aquí para allá encontrando cierta llave que abría una puerta. Ojo, hay algún acertijo que puede provocarnos cierta desesperación (alguno relacionado con el agua por ejemplo), pero no llega a los niveles de RE1 y RE2.

Para darle más rejugabilidad al título, metieron el modo mercenarios al finiquitar la aventura, que consistía en hacer el mayor número de puntuación acabando con todo lo que se cruzaba en nuestro camino en el menor tiempo posible.

Resultado de imagen de resident evil 3 mercenarios

En cuanto a diseño gráfico, en su día era una auténtica gozada poder disfrutar de aquellas calles de Raccoon City tan bien detalladas gracias a los escenarios pre-renderizados, que se ajustaban como anillo al dedo para hacernos sufrir en cada rincón, en cada esquina, ya que la carga del siguiente escenario podía llevar “alguna sorpresita” no muy deseada en nuestras propias narices.

No puedo olvidarme de aquella grandiosa cinemática inicial en la que el ejercito intenta contener a las hordas de zombies por toda la ciudad, un par de minutos IMPRESIONANTES.

Todos esperamos con muchas ganas el Remake de Resident Evil 2, y espero que esté a la altura de como ya lo estuvo en 1998, y, si todo sale como se espera…¿Por qué no puede haber un Remake de esta tercera parte?

 

Sobre El Autor

ValenDrake

Paseando por el Yermo con un Pipboy en la muñeca derecha. No temas, todo es un sueño.

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR