La Tierra, año indeterminado en un futuro aún más incierto. Max Rockatansky sigue su sendero hacía tierra baldía y sin rumbo fijo, sólo sobrevivir. Pero la desdicha le llega pronto cuando Señor Escrotal le sorprende en medio de la carretera y le roba su preciado Interceptor V-8, llevándose una radial en la cabeza como recuerdo. El viajero loco ha perdido su montura por enésima vez y parece que su viaje se da por terminado. Al menos hasta que un pequeño deforme llamado ¿Chum Bucket?, nos aclama como acólito de la combustión y parece tener la clave para volver a quemar neumáticos por el yermo que se extiende más allá del Gran Blanco.

Y aquí empezamos nuestra pequeña orgía de destrucción y gasolina. Un juego muy a la par de otras obras de la Warner Bros como la saga Arkham o el reciente Sombras de Mordor. Su jugabilidad es claro ejemplo de ello, desarrollándose como un sandbox más, con un fluido sistema de combate y muchos coleccionables que agarrar. Aunque por fortuna, y sabiendo lo que se le viene encima, goza de gran personalidad. Tiene un claro handicap en el que todos podemos estar más o menos de acuerdo. Para empezar y el más notable si cabe, su fecha de lanzamiento. Y es que enfrentarse a un peso pesado como ha sido The Phantom Pain ha sido un duro varapalo en ventas de lanzamiento. Aunque gracias a la fé de la gente que lo esperaba o de los más precavidos que esperaban una jugosa oferta, MAD MAX pudo aguantar el tipo y no ser un absoluto fracaso. Queda en evidencia que su intención era coincidir con el lanzamiento al público de última película de George Miller, aunque con poca relación entre ambos argumentos. Y para los que recuerden el estrepitoso desastre que fue Batman: Arkham Knight en PC, lo normal es que uno salga por patas al ver otro juego más de la WB.

 Pero vayamos a lo importa. Mi recomendación es evitar prejuicios y cualquiero opinión que os pueda dar cualquier gurú de internet. Esto no será un análisis al uso, así que lo siento si digo que no os podré dar una valoración numérica si hacéis scroll hasta el final del texto. Tocará leer si de verdad tenéis curiosidad por lo que hay más allá de Gas Town.

Max. Me llamo Max.

¿A donde van los valientes que quieren algo? De cabeza hacia el peligro. ¿A donde quieren ir los cobardes que sólo buscan sobrevivir? Hacia la Gran Nada. Con todo esto, tocará endurecerse, darle cera a los puños y sobretodo armarse de paciencia, porque por desgracia en este juego es importante peinar todo el desierto. En todo esto, habrá una doble vertiende de contenido. El juego se basa en mecánicas muy pero que muy repetitivas, que a menos que nos dediquemos a conseguir nuevas habilidades a toda prisa, nos veremos solucionando entuertos de la misma manera.

Lo dicho, ve allí, habla con este tipo, hazle lo que te pide, tráele esto, ahora ve a visitar a este otro tipo, habla con él, haz su recadito pertinente y etcétera. Es una pena que todo esto sea bastante habitual y en cambio la dirección artística sea tan potente. De verdad, impresiona mucho pasar de un lecho marino con sus fumarolas cortando el viento, recorrer todo el yermo en busca de una carretera de asfalto, y llegar finalmente a un gran aeropuerto sepultado complétamente por el desierto. Todas sus localizaciones y sobre todo las que se encuentran bajo tierra, son un derroche de pasión por este fantástico universo. Hay estaciones de metro mejores que cualquier puñetera mazmorra de Fallout3, y en cambio corta mucho la inmersión cuando tu objetivo es cumplir una serie de objetivos repetitivos, basándose en recolectar las piezas de chatarra esenciales para tu desarrollo, o destrozando lo pertinente para que un grupo de bienaventurados se haga con el control de la susodicha fortaleza.

Con la conducción también me deja frío en muchos aspectos. Es genial poner la cámara en primera persona, correr a todo trapo la carretera hacía un punto alejado en el horizonte. Pero como en todo este tipo de juegos, la conducción se antoja demasiado arcade. Esto es bueno, ya que sólo necesitamos nuestro gatillo para acelerar, otro para frenar, joystick para manejar la dirección y un simple botón para activar la nitro. Ya luego los añadidos van desde el uso de nuestra escopeta para eliminar rápidamente amenazas que se nos echen encima, añadirle pinchos a las ruedas, endurecer nuestro parachoques delantero para embestir más fuerte, y mejorar los cañones que tiene Chumbucket a mano, por si las cosas no se fueran de madre lo suficiente. Disponemos de un par de modos de carrera, que se basan en recorrer un trazado a través del yermo que nos lleven de un punto a otro, ya sea atravesando los checkpoints antes que los rivales, o una contrarreloj para hacer un mejor tiempo que algún amigo tuyo que tenga la misma suerte de tener el juego.

MadMax2

Otra cosa que a cierto punto me irrita, aunque al final es más útil de lo que parece, son las archiconocidas ATALAYAS. En su lugar tenemos unos prácticos globos que funcionan por gasolina y nos proporcionan unas magníficas vistas de cada región. Básicamente nos servirán como punto de viaje rápido una vez descubramos y marquemos en el mapa algunos puntos de interés, como fortalezas enemigos, francotiradores y otras estructuras de dudoso gusto. Lo normal es ascender al globo y usar los “miralejos”, pero otras tendremos que ponerlas en marcha antes de montar.

Frias las manos y el corazon del viajero alejado de su regíon. No puden seguir la vereda con el sol escondido y la luna muerta.

Me gustaría remarcar la parte artística del juego antes de continuar con el resto de conceptos meramente jugables. Es impresionante lo bien optimizado que está el juego en PC, permitiendo fluidez en las configuraciones más altas y un despliegue de luces poco visto en los juegos de hoy. Me gusta recorrer el páramo desolado con mi Polivalente de punta a punta, descubriendo zonas ocultas en el subsuelo, recogiendo ciertas reliquias de un pasado mejor, visitar a nuestro medium particular y ver como se transforma todo en una espiral de alucinógenos chungos y pegamento, y finalmente estar en la imponente Ciudad de la Gasolina rodeada de un vertedero que llega hasta donde alcanza la vista. La música cumple bastante bien por mucho que no llegue al nivel de Junkie XL, que en Fury Road es jodidamente bestial.

Hay que entender que este juego será más disfrutable para el fan medio de Mad Max. Aunque ello no impide que cualquiera persona que sólo haya visto la película de este año se vaya a perder nada de la trama. No hay ninguna relación con las otras películas, ni tan siquiera con la última. Tendremos una pequeña base de datos que se irá completando conforme conozcamos nuevos personajes, que nos meterán un poco en situación dentro de su propio universo. La historia es simple y puede que no atraiga a la gran mayoría, y os quitaría totálmente las ganas si os reventara el final. Pero no por ello me arrepiento del viaje.

MadMaxR

Aquí será muy importante desarrollarse, tanto a nivel de personaje como a nuestro vehículo acorazado. El punto clave para todo esto será el completar ciertas misiones del juego y la tan preciada chatarra. Procura ahorrar toda la que puedas. Saquea, destruye, ayuda al líder de cada región, explora cada rincón, ya que la moneda al principio es escasa y necesitarás un chorrón de ella para mejorar. Y esto es importante, sobre todo en los últimos compases del juego donde la cosa se desmadra y vas a sufrir de verdad si estás a un nivel inferior del recomendado. Por si fuera poco, tendrás que echarle alguna visita de vez en cuando a Griffa, un extraño personaje que nos servirá de guía espiritual y podrá mejorar nuestras habilidades pasivas mediante puntos de rango.

Quizás lo más satisfactorio sean los combates a puño limpio. La violencia salta a borbotones, al igual que las vísceras si hay alguna lanza explosiva de por medio. El sistema es claro y simple. Ataca, mantén pulsado para golpe más fuerte, rueda y esquiva, contraataca los ataques enemigos, y pulsa el botón cuando se te diga para ejecutar al kamikafre. Tendremos agua para recuperar salud cuando no encontremos latas de comida para perros o un buen surtido de gusanitos, pero no os recomiendo que os pongáis a chupar de la cantimplora en mitad de la batalla. Hay que aguantar el tipo hasta que caiga el último cateto a cámara lenta.

De recursos puede que en un principio escasee tanto la gasolina como el agua potable, pero esta sensación se irá muy pronto cuando descubramos fuentes de recursos y aún más si establecemos depositos en cada fuerte. Al final esto será una de tantas cosas que nos jodan la inmersión de yermo desolado y de gente muriendo de sed, como también el cortarollos de las pantallas de carga, que cuál Community Manager cansino, nos invitarán a subir capturas por Twitter con un simpático #hashtag que ni a tí ni a mí nos interesan un carajo. Mi intención también era comentar los bugs que tanta poca gracia suelen hacernos y que en apenas unos días se lanzó una actualización que corregía los más notables, como son las físicas o la localización del propio juego (subtítulos o pistas de doblaje que desaparecen), y los tiempos de carga que en su versión de lanzamiento eran bastante más largos de lo normal. Así que salvo por ciertas pullitas que pueda echarle a su conducción en los momentos más tensos de la trama, podéis estar tranquilos que está más pulido que otros tantos de la industria.

MadMax3

Es un jodido gozo jugar a esto una vez te amoldas a su idiosincrasia y te dejas llevar por cada rincón. Avalanche se ha currado un señor juego, con sus más y sus menos que pueden cabrear a cualquiera. Si te consigue enganchar te va a dar muchas horas de vicio en las que difícilmente saltes de juego en el mismo día. Su calidad técnica es envidiable, sus mecánicas sencillas dan de sí lo suficiente para que no nos mareemos si lo hemos dejado aparcado una temporada, y las tormentas de arena son un auténticos espectáculo que nos pondrá a prueba con una jugosa recompensa si salimos a saquear con el temporal. Si lo pilláis de oferta que no se os escape. El hecho que sea fan de Mad Max y de su estética desde hace media vida es indiferente en este artículo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR