Como ya sabréis más de uno, la saga Final Fantasy es mi saga preferida dentro de este mundo. En más de una ocasión, he dicho que para mí, Final Fantasy VII es el juego que me cambió la manera en la que yo veía el mundo de los videojuegos. Yo, en mi infancia, compartía con mi hermano una “Nimpondo”, que, para el que no lo sepa, era una copia de la NES en la que te venían un montón de juegos pre-instalados. Aunque no fue el primer dispositivo que con el que yo jugué en mi casa, ya que mi hermana, por motivos de estudios, se compró un Amstrad CPC 486, con el cual yo jugaba a un juego de Batman que me dejó un amigo.

Después de eso, yo pasé una temporada en la que apenas jugaba a videojuegos. Tenía otras obligaciones como eran estudiar o entrenar a fútbol, ya sabéis, estoy hablando de mediados de los 90, donde este mundillo no estaba tan generalizado como hoy en día. Luego, con el tiempo, nos compraron un PC para los estudios, sí, lo sé, la escusa que se usa hoy en día, pero que entonces era cierta. Recuerdo que era un Windows 95. Pues con ese PC yo descubrí las aventuras gráficas, Broken Sword, Monkey Island… y el género de la estrategia/gestión, PcFutbol, Age of Empires… Eran juegos que realmente me divertían, pero no me llegaban a hacer olvidarme de mis obligaciones, en definitiva, era más un pasatiempo que una afición.

Ya con 18 años, y mi primer trabajo, un amigo me convenció para que me comprara la PSX, y así lo hice. Recuerdo comprármela con el Gran Turismo y el fantástico Medievil. Con el tiempo llegaron Resident Evil, Tomb Raider II… pero continuaba viendo eso de los videojuegos como una manera de hacer pasar el tiempo entre obligaciones.

Hasta que un día, entrando en el antiguo Continente (hoy Carrefour), vi algo que me cambiaría mi manera de ver este mundo, el de los videojuegos. Vi la enorme caja de Final Fantasy VII. La contraportada me fascinó. Vi a Cloud junto a Aeris con unos gráficos que a mí se me cayeron, los huevos al suelo, o la cara de Ifrit donde podíamos leer “Experimenta con poderes mágicos e invoca a demonios super rabiosos”.

No me preguntéis por qué, pero aquel juego parecía tener algo especial, y vaya si lo tenía. Ese juego hizo que yo pasara de ser, lo que ahora se conoce como jugador casual, a un auténtico amante de este mundo.

Todo esto que os he explicado, no es otra cosa que una mera excusa para presentaros lo que va a ser una serie de artículos donde os voy a intentar explicar toda la historia de esta magnífica saga. Desde como comenzó hasta donde ha llegado a día de hoy.

Para empezar esta primera parte, me gustaría comenzar con la fundación de SQUARESOFT.

En 1983, SQUARE no era más que una división de juegos para ordenador de la compañía Den-Yu-Sha. Después de un tiempo, un joven llamado Masashi Miyamoto, director de esa división, decide contratar a otra gente para desarrollar videojuegos con historia. Fue así como llegó su primer juego en 1984, The Death Trap, convirtiéndose en un rotundo éxito al vender 500.000 copias.

The_death_trap_scan     deathtrap

Tras este proyecto se encontraban dos jóvenes estudiantes que trabajaban a tiempo parcial para la compañía, Hiromichi Tanaka (Dcha) y Hironobu Sakaguchi (Izq).

SakaguchiTanaka

Un año después llegó su secuela, Will: The Death Trap. Y aunque esta vendió la quinta parte de su predecesor, no se consideró un fracaso, ya que 100.000 copias era una muy buena cantidad para la época.

506763-will-the-death-trap-ii-pc-88-screenshot-title-screen-note   506770-will-the-death-trap-ii-pc-88-screenshot-you-find-a-dead-body

En 1986, SQUARE se desvincula de Den-Yu-Sha y se forma como estudio independiente bajo el nombre de Square Co. Ltd.

Con la compañía trabajando de forma independiente, Hironobu Sakaguchi deja los estudios y pasa a formar parte de la plantilla a tiempo completo.

En 1986, lanzan al mercado un juego de MSX basado en la película de James Cameron, Aliens.

Aliens

En 1987, lanzan un juego de plataformas llamado 3-D WorldRunner y un arcade de conducción llamado Rad Racer.

3-D Battles of World Runner, The (U) [!]_001Rad_Racer_-_NES_-_Title

Pese a que la compañía no había sufrido ningún fracaso con sus juegos, se encontraba al borde de la quiebra.

Fue entonces cuando Hironobu Sakaguchi les presentó un juego, un juego al que llamó Final Fantasy. Según cuentan, le puso ese nombre porque sería su última fantasía. Si ese juego no funcionaba, él dejaba el mundo del desarrollo de videojuegos y volvería a sus estudios universitarios.

Si queréis saber cómo le fue con este título, no os perdáis el siguiente artículo sobre Final Fantasy I.

Antes de dejar de escribir, solo me queda recomendaros el libro “FINAL FANTASY, LA LEYENDA DE LOS CRISTALES” de Pablo Glez. Taboada. Libro del cual he hecho uso para datos técnicos del artículo.

.

Sobre El Autor

Pino

Artículos Relacionados

  • davofwar

    Enhorabuena por el artículo. Siempre está bien repasar los comienzos de esa genial saga y la historia de SquareSoft. Deseando leer la segunda parte.

  • Noctis

    Muy bueno, me encanta descubrir cosillas nuevas y mas si es de final fantasy.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR