No puedo dejar de sorprenderme cuando el día 5 de Abril, leí la noticia de que Disney cerraba el estudio de Lucas Arts.

Reconozco que últimamente la compañía no estaba pasando por su mejor momento creativo, pero no deja de ser la que revolucionó un estilo de juego del que yo he mamado y amado en partes iguales, la aventura gráfica.

Con un escueto comunicado en el que se decía, y cito textualmente: “Después de evaluar nuestra posición en el mercado de videojuegos, hemos decidido cambiar LucarsArts de un modelo de desarrollo interno a uno de licencias, minimizando los riesgos de la compañía mientras ampliamos la calidad de los juegos de Star Wars. Como resultado de este cambio, hemos tenido despidos en toda la organización. Estamos muy agradecidos y orgullosos de los equipos más talentosos que han venido desarrollando los nuevos títulos”, Disney borró de un plumazo 30 años de historia que deja atrás juegos míticos como la saga Monkey Island, Maniac Mansion, Sam & Max o Grim Fandango entre otros.

Quizás, y pensándolo en frio, creo que la decisión no sea tan mala del todo (y entiéndaseme bien, yo no me alegro de las casi 200 personas que se quedarán sin trabajo), ya que el cierre del estudio no significa la pérdida de las licencias.

Este cambio de modelo puede traer que compañías con experiencia y nombre, puedan comprar las licencias y poder así desarrollar juegos atractivos de la saga Star Wars, como ya hizo en su día BioWare con Los caballeros de la Antigua Republica, el que, para mí, es el mejor juego de dicha saga.

Pero vamos con un poco de historia del estudio.

En 1982, Lucas Films decidió crear una división de videojuegos llamada Lucas Film Games y, para comenzar en el sector, decidió cooperar con Atari.

Fruto de esta colaboración, llegaron los primero juegos, Ballblazer y Rescue on Fractalus, que fueron lanzados al mercado en 1984 para la Atari 800 y Atari 5200.

Al año siguiente, llegaron dos juegos más, The Eidolon y Koronis Rift para la familia Atari y también para Commodore 64.

En 1986, llegaron Labyrinth (aventura gráfica inspirada en la película de mismo nombre) y PMH Pegasus, un simulador de barcos de guerra.

En 1987, dos empleados de Lucas Film Games llamados Aric Wilmunder y Ron Gilbert, desarrollaron el motor SCUMM (Script Creation Utility for Maniac Mansion) para el videojuego Maniac Mansion y que, posteriormente, fue utilizado también para otros títulos, 12 en total, como la saga Monkey Island. El motor fue usado durante 10 años (1987-1997) siendo the curse of monkey island el último en utilizarlo.

Pero una vez llegados a este punto, quisiera hacer un alto en la historia de la compañía, para hablar del juego que revolucionó lo que ahora conocemos como aventuras gráficas “Point&Click”.

Maniac Mansion fue la aventura que supuso el reconocimiento del mundo de los videojuegos por su mecánica innovadora y su humor, válgame la expresión, loco. Fue creado por Ron Gilbert y Gary Winnick y lanzado para Commodore 64 y posteriormente para las plataformas Amiga, Atari ST, PC, Apple II y NES.

La aventura nos pone en la piel de Dave Miller, que debe encontrar a su novia en la “curiosa” mansión del Dr. Fred.

Durante la aventura podríamos ver curiosos personajes como plantas carnívoras con extraños antojos, tentáculos…

En definitiva, Maniac Mansion podríamos decir que es el pilar base de lo que ahora conocemos como aventuras gráficas.

Continuando ahora con la historia de Lucas Film Games, en 1988 salió a la venta para Commodore 64 Zak McKracken and the Alien Mindbenders, aunque posteriormente salió para Amiga, Atari ST y PC, otra aventura gráfica que utilizaba el mismo motor y que fue dirigida por David Fox.

En 1989, vio la luz Indiana Jones and the Last Crusade, otra aventura gráfica con el motor SCUMM y que estaba basada en mítica película dirigida por Steven Spielberg y producida por George Lucas.

En 1990, salió The Secret of Monkey Island, último título bajo el nombre de Lucas Film Games, ya que en ese año, la compañía pasó a llamarse LucasArts.

Pero detengámonos otra vez para hacer otro “sub-homenaje” a la que, para mí, es la mejor saga de aventuras gráficas.

Como ya he dicho, en 1990 salió The secret of the Monkey Island, una aventura creada por Ron Gilbert, Tim Shafer y DaveGrossman y donde se parodiaban las típicas historias de piratas.

Aquí encarnaremos a Guybrush Treepwood, un joven aventurero que desea ser pirata. Encontraremos diálogos completamente sin sentido, situaciones rocambolescas y desafíos más absurdos, si cabe. ¿Quién no recuerda la pelea de insultos para vencer a la maestra Carla?

Aunque actualmente se puede encontrar, gracias a la re-edición en HD, en las actuales plataformas, he de reconocer que cuando lo jugué por primera vez, allá por 1995, no había visto nada igual. No por los gráficos, que obviamente estaban ya desfasados, si no por el humor en las conversaciones. Si aun no habéis probado el título, os recomiendo que lo hagáis, aunque sea en la remasterización actual.

Ya en 1991 y ya bajo el nombre de LucasArts, la compañía se dedicó a sacar títulos de la saga Star Wars como Satr Wars: The Empire Strikes Back para la NES, pero sin dejar de lado lo que realmente le había llevado a ser una gran empresa de videojuegos, las aventuras gráficas, saliendo ese mismo año la secuela de The Secret of Monkey Island, bajo el nombre de Monkey Island II: LeChuck´s Revenge.

En 1992, salió Indiana Jones and the Fate of Atlantis, otra aventura gráfica que aun utilizaba el motor SCUMM y que no tardó en cosechar el éxito esperado. Mucha gente considera este juego como un clásico imprescindible dentro del género.

En 1993, vieron la luz dos juegazos completamente diferentes entre sí, pero con una cosa en común, son imprescindibles en cualquier ludoteca. Uno era un simulador de naves espaciales de la saga Star Wars llamado Star Wars: X-Wing, en el que nos poníamos al mando de una nave X-Wing combatiendo contra naves del imperio y el otro fue Day of the Tentacle, una secuela del exitoso titulo Maniac Mansion.

En ese mismo año aparecen por primera vez a escena Sam & Max, dos curiosos detectives con una forma de actuar muy peculiar y unas conversaciones que nos harán llorar, literalmente, de risa. Es de esos juegos que recomiendo encarecidamente jugarlos para olvidar las penas del día a día.

Ya en 1994, LucasArts sacó a la venta Star Wars: TIE Fitghter, otro simulador de naves como en X-Wing, aunque en este estábamos a los mandos de las naves del imperio.

En 1995 aparecieron dos títulos más de la exitosa saga Star Wars, Star Wars: Dark Forces, un FPS en el que encarnábamos a un mercenario que trabajaba para la alianza rebelde y Star Wars: Rebel Assault II, juego basado en el episodio VI “El retorno del Jedi”. Como curiosidad sobre este juego, se incluían imágenes con actores reales y de la película.

También salieron dos aventuras gráficas, Full Throttle y The Dig.

Continuando con la cronología, en 1996, salieron Afterlife, un juego de estrategia en el que podríamos gestionar el cielo o el infierno. El juego continuaba con ese toque de humor que arrastraba de títulos de antaño. Solo había que escuchar el tutorial con Jasper Turbador, para hacernos a la idea. Ese mismo año salió para la Nintendo 64 Star Wars: Shadows of the Empire.

En 1997 salió la secuela de Dark Forces, Star Wars Jedi Knigth: Dark Forces II para Pc (que tuvo una secuela en 1998 llamada Mysteries of the Sith) y The Curse of the Monkey Island, tercer título de la saga y último en usar el SCUMM.

En 1998, pudimos disfrutar de una de las mejores aventuras de la compañía, Grim Fandango, una pena que las ventas no la acompañaran. Esta fue la primera es utilizar en motor gráfico GrimE, el sucesor del longevo SCUMM. En esta impresionante aventura, llevaremos a Manolito Calavera (vale, así es como lo recuerdo yo) un curioso agente de viajes. Esta aventura fue la última desarrollada por Tim Schafer para LucasArts. Sin duda, para mí, el mejor trabajo que ha hecho hasta la fecha.

Salieron también cuatro títulos de la ya explotada marca Star Wars, Star Wars: Behind the Magic, Jedi Knight: Mysteries of the Sith, Rebelion y Rogue Squadrom.

En 1999 y coincidiendo con el estreno de la película La amenaza Fantasma, vieron la luz dos juegos basados en ella, Star Wars: Episode I Racer (juego de conducción donde simulábamos las carreras de vainas) y un juego arcade con el mismo nombre de la película.

Ya entrando en el siglo XXI, en el año 2000 salió la última aventura grafica bajo el sello de LucasArts, Escape from Monkey Island. Como curiosidad de este gran juego, recuerdo la parodia a Mortal Kombat y el guiño de la lucha de insultos del primer juego, el llamado Monkey Kombat.

A partir de aquí, la compañía se dedica exclusivamente a explotar la marca Star Wars, con títulos como Galactic Battlegrounds (2001), un juego de estrategia con algún “parecido razonable” a Age of Empires, Jedi Starfitghter (2002), Bounty Hunter (2002), Republic Commando (2005), El Poder de la Fuerza (2008), El Poder de la fuerza II (2010) y como último juego desarrollado por LucasArts, Kinect Satr Wars (2011). Como veréis faltan títulos como Caballeros de la Antigua Republica, Jedi Academy, Lego Star Wars… pero estos juegos no han sido desarrollados por LucasArts, se han dado a compañías como BioWare, Pandemic Studios, Obsidian…

En definitiva, realmente LucasArts han sido (y quiero resaltar las palabras HAN SIDO) muy grandes, pero últimamente debemos entender que no pasaban por un buen momento. Los mejores títulos que han salido en los últimos años, han sido desarrollados por empresas externas.

Ya como punto final, desearle lo mejor a las personas que trabajaban en el estudio y, sinceramente, que se empiecen a hacer las cosas de manera coherente. Que uno ya tiene ganas de coger un buen videojuego de la saga Star Wars (y si se llama Caballeros de la Antigua Republica III, eso orgasmo seguro) o volver a disfrutar del humor de un Monkey Island o un Sam & Max.

Después de todo lo dicho anteriormente, solo me queda decir una última cosa:

Por-qué-Disney-cerró-LucasArts-portada

 

Sobre El Autor

Pino

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR